Las trampas del deseo

Uno de los libros clásicos de economía conductual es Predictably Irrational de Dan Ariely. El título en español no hace justicia al original. Predictably irrational, lo que sería predeciblemente irracional viene a decir, como Dan comenta al comienzo del libro que las personas somos irracionales, pero no de una forma aleatoria o no sistemática, somos irracionales de una forma predecible, regida por ciertos patrones que han dado paso a la ciencia de la economía conductual.

El nacimiento y la expansión de la economía conductual es uno de los mayores avances del ser humano. La economía clásica defiende que las personas son totalmente racionales cuando toman una decisión, lo que es absurdo y lo que ha llevado a la economía a ser denostada por otras ciencias, principalmente la psicología.

Pero en los últimos años y cada vez más se está dando una corriente de psicólogos y economistas que están tratando de estudiar la teoría de las decisiones. Si bien los estudios de Popper y Hayek fueron en este sentido, Dan Ariely fue uno de los autores que popularizaron y simplificaron el método. El libro del que tratamos hoy es corto, ameno y fácil de leer, lo que supone una victoria tratándose de un tema tan complejo por definición como las decisiones humanas.

Si bien, la obra magna que toda corriente de pensamiento necesita la firmó Daniel Kahneman con su brillante Pensar rápido, pensar despacio. El libro que en cierta forma podría entenderse como una continuación del de Dan Ariely, ampliando sus ideas.

En lugar de incluir un fragmento del libro o un resumen del mismo he decidido crear una sencilla infografía que nos ayude a tener presente los sesgos que define Dan. Uno de los sesgos que se comentan en estos estudios es que haber leído, analizado y conocer los sesgos no nos libra de ellos, por ello hemos de tener presente los mismos y esto es más sencillo con una infografía visual que podamos tener a mano, consultar y compartir que un resumen de un libro que leeremos y seguramente olvidaremos en los próximos días.

Puedes comprar Las trampas del deseo aquí.