Un buen negocio no siempre es una buena inversión

Escribo esta entrada desde el Parque de el Oeste, en un día totalmente soleado de Madrid. Lo único que se escucha son los intermitentes cantos de los pájaros que se mezclan con el contínuo sonido de la fuente. Perros corriendo, jóvenes tomando el sol,… este es el escenario perfecto para desconectar y reflexionar, mi pequeño retiro pegado a mi casa.

Escribo sobre mi pequeña Moleskine verde, a juego con el libro que la acompaña Acciones Ordinarias y Beneficios Extraordinarios de P. Fisher. Desde que hace unos meses viese The Big Short estoy leyendo/ releyendo los libros que Michael Burry recomienda como imprescindibles: El Inversor Inteligente, Acciones Ordinarias y Beneficios Extraordinarios, Buffettología y Por Qué Suben y Bajan las Acciones. Michael indicaba que con estos 4 libros es suficiente, que el leyó mucho más pero que no aprendió mucho más de inversiones, que aquí esta todo (o al menos lo suficiente).

Leer. Con espíritu crítico pero con humildad. Como seres con ego (maldito ego) nos creemos mejores que los demás, no haciendo suficiente caso o al menos no haciendo suficientemente pronto caso a los consejos de los grandes que han pasado con éxito por el camino que nosotros transitamos. De todos modos tampoco hay que castigarse, desafiar las normas sin conocerlas es parte del juego del aprendizaje, es parte del camino al conocimiento y la madurez. Aunque cuanto antes lo asimilemos menos tiempo (y dinero) perderemos.

Aquí alejado de ruido del mercado resuenan las experiencias de los últimos días. Esta misma mañana leía en Papel, el dominical de El Mundo un artículo llamado algo así como Las estrellas ya no calzan Nikeel cual hacía referencia a todas las grandes estrellas que Under Armour ha fichado en los últimos años (Phelps, Curry, Murray, Spieth,…). Leyendo este artículo me ha venido a la mente uno de los comentarios más votados del espectacular vídeo que Under Armour ha hecho de M. Phelps:

Es un hecho que Nike es el líder del mercado, creciendo a una velocidad pocas veces vista en una empresa de su tamaño. Así como también es un hecho que Under Armour que tiene mayor potencial debido a su menor tamaño.

Estas ideas se relacionan con los comentarios que muchos amigos y conocidos me hacen cuando descubren que invierto en Bolsa: Invierte en Amazon, es el futuro; A mi Facebook es la que más me gusta; Apple ya no merece la pena;… Traté de buscar una frase sencilla que les hiciese comprender lo que significa invertir: Un buen negocio no siempre es una buena inversión, todo depende del precio.

Nike y UA son negocios excepcionales, pero el mercado está descontando esta perfección así como un futuro inmaculado. Nike cotiza a PER 27 y UA a PER 89. No es casualidad que Adidas ha sido de largo mejor inversión los últimos meses, debido a que pasó un tiempo difícil, sobretodo en USA y la acción cayó. Situación que vio el gran Lancastergate del blog amigo Invertir, Bolsa y Dinero.

Por su rentabilidad y crecimiento Adidas es peor negocio que Nike o UA, pero comprada a buen precio ha sido una inversión mejor que las otras dos. 

Esto mismo podemos verlo con Viscofan, empresa excelente, con un gran crecimiento que el precio esta descontando. Cuando los resultados no van acorde con las estimaciones, la acción se resiente.

Graham decía que la mayoría de las estimaciones de los analistas erraban y por ello recomendaba comprar empresas baratas, ya que el crecimiento, aunque lo pueda parecer, nunca está asegurado. 

Esta lección la tienen bien aprendida los gestores de AzValor, los cuales aun sabiendo que no son los mejores negocios, se cargaron de empresas relacionadas con las materias primas debido a que estaban increíblemente baratas y eso les está ofreciendo unas rentabilidades que los sitúan a la cabeza de los fondos europeos en este 2016. Un ejemplo tenemos en nuestro país, con ArcelorMittal, la cual por el propio tipo de negocio (rentabilidad, ciclicidad, coste de las inversiones, dependencia del precio de las materias primas,…) no sea un negocio especialmente bueno, pero comprado a los precios que ha estado, permite que sea una inversión extraordinaria.

Aunque no tiene mucho sentido hacer análisis a 4 meses del inicio del año, no es casualidad que las empresas que mejor se están comportando en mi cartera este año sean las que más baratas compré: IBM, Accenture o BMW. Las empresas asociadas a un mayor crecimiento dependen de que los resultados las respalden cada trimestre, situación que se puede dar, como CIE Automotive o no, como Viscofan, algo que es imposible de predecir con exactitud.

Esta entrada refleja mis aciertos, mis errores y lo que es más importante, lo que he aprendido de ellos estudiando a los grandes, que al fin y al cabo han pasado por aquí mucho antes que yo con un éxito remarcable.

Nunca dejará de sorprenderme que libros escritos hace más de 50 años puedan ayudarte de tal manera a ganar dinero.

5 comentarios

Trackbacks y pingbacks

  1. […] como BMW, no tiene tanta marca y seguramente no tenga la rentabilidad de la marca alemana, pero como sabemos si el precio es adecuado, la inversión puede ser […]

  2. […] lo que habrá caídas más o menos pronunciadas en algún valor, que podamos aprovechar. Por que una buena inversión no es lo mismo que un buen negocio, todo depende del precio que […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *